viernes, 27 de enero de 2017

50 años sin los astronautas de Apollo-1

Esta entrada de la serie "Hace 50 años" debería haber sido escrita el próximo 21 de febrero que era la fecha en que el lanzamiento de Apollo 1 estaba programado.

La misión AS-204, como era conocida en la NASA, iba a ser la primera prueba de los módulos de mando (versión Block I sin tunel de acoplamiento) y servicio de Apollo para comprobar los sistemas de lanzamiento, seguimiento y control, nave y lanzador. La duración del vuelo estaba programada para hasta 14 días, en función de como todo fuera desarrollándose en el espacio.
Emblema de la misión. Imagen NASA

Los astronautas elegidos por Deke Slayton, jefe de astronautas, eran Virgil "Gus" Grissom como comandante, veterano de Mercury y Gemini, en su tercer vuelo, Edward H. White, primer paseante espacial americano, y el novato Roger B. Chaffee. Curiosamente este último entró de rebote en la tripulación, ya que la primera elección fue Donn F. Eisele, pero tuvo problemas en el hombro sobrevenidos en un entrenamiento con el "vomit comet" y debío ser operado, por lo que fue descartado de la tripulación de Apollo 1 en favor de Chaffee.  Una detallada biografía de los astronautas podéis leerla aquí en inglés.
Sus suplentes eran Wally Schirra, Walt Cunningham y el ya recuperado Donn Eisele.
Foto frente a su cohete: Grissom, White y Chaffee en el complejo 34 el 17 de enero de 1967. Crédito NASA

Apollo iba a significar un cambio de constructor en las naves espaciales americanas: McDonnell Aircraft Corporation habia construido Mercury y Gemini y ahora Apollo la haría North American Aviation, una "novata" en estas lides. Además, impuesto por la NASA, la atmósfera del modulo de mando sería 100% oxígeno (como usaron en Mercury y Gemini), presurizada en el espacio a un quinto de atmósfera, pero para los test en tierra era presurizada a un poco más de una atmósfera para evitar que la estructura colapsara por la diferencia de presiones.
También para evitar una apertura accidental de la escotilla de acceso en el espacio, con la consiguiente perdida de la atmósfera interior, se había decidido que la escotilla abriese hacia adentro, y tenía nada menos que tres puertas: dos en la nave y una en la protección aerodinámica exterior.
Módulo de mando Apollo 1 en construcción. Crédito NASA

El 27 de enero tocaba una de esas pruebas de simulación que no gustaban a los astronautas, una que llamaban "plugs-out", de "enchufes fuera", esto es, la nave se desconectaba de los sistemas de tierra y dependía de su energía interna para simular una situación -casi- de lanzamiento. Los astronautas iban con los trajes presurizados y dependiendo de los problemas que fueran surgiendo, el final del trabajo podía alargarse hasta muy tarde.
La nave tampoco contaba con el favor de los astronautas por los repetidos problemas que iban observándose durante los días de test anteriores, criticando a la empresa que incluso pensó en colocar uno de sus hombres en la zona de almacenamiento junto a los astronautas para ver los problemas de cerca. La tarde anterior, Wally Schirra tras una prueba "plugs-in" y escotilla abierta, le dijo a Grissom: "Al minimo fallo salid fuera. No me gusta"
Los astronautas entran en el Módulo de mando. Los técnicos monitorizarán la prueba. Crédito NASA
La prueba llevaba alargándose varias horas, con unos astronautas cansados y molestos. La comunicación de voz era mala, con muchas interferencias, hasta el punto que Grissom llego a decir a Control "¿Como quereis que vayamos a la Luna, si no podemos hablar entre dos o tres edificios?" -"How are we going to get to the Moon if we can't talk between two or three buildings?"-, a la que Control respondió: "¿Qué has dicho? Repite por favor"

Nada indicaba anomalía alguna, ni las lecturas biomédicas, ni los sensores de movimiento de la nave, ni las presiones de oxígeno. Pero a las 18:31:04.7 hora local del Cabo una voz, probablemente de Chaffee anunció "¡Fuego!"

El jefe de plataforma ordenó a los técnicos que allí estaban, que iniciaran los procedimientos de evacuación de los astronautas. Al otro lado de la escotilla, Ed White al estar sentado en el centro, era el encargado de iniciar la apertura desde dentro.
La tripulación en sus asientos del simulador. La escotilla está justo detrás de la cabeza de White. De izda. a dcha. Chaffee, White, Grissom. Credito Wikipedia

Mientras unos y otro intentaban abrir la escotilla, a las 18:31:19 la estructura del módulo de mando cedía por la alta temperatura y presión interior. A través de las grietas, el fuego y un denso humo empezó a cubrir en la sala blanca, y dejaron de oírse las comunicaciones de los astronautas. El personal de la plataforma retrocedió impotente ante el fuego, el humo y la nula visibilidad, buscando máscaras anti-gas y extintores, pero ambos se manifestaron inútiles ante la virulencia del incendio, por lo que entraban en pequeños grupos, y salían al poco para respirar y ser relevados por otros técnicos. Al menos 27 de ellos fueron atendidos posteriormente por los sanitarios.
Abrir las tres puertas de la escotilla de acceso costó cinco interminables minutos, inaceptable para una evacuación de emergencia. En teoría "solo" debería costar 90 segundos.
Aun sin ver el interior del Apollo, la conclusión a la que llegaron todos los presentes era clara: los astronautas habían muerto. Cuando vieron los cuerpos en el interior, se vió que Grissom abandonó su asiento probablemente para atacar el fuego inicial, White estaba en su asiento intentando abrir la escotilla y Chaffee en su posición al cargo de las comunicaciones.

Una comisión fue formada tras el accidente. Tras tomar fotos de los restos y del interior de la nave, esta fue llevada a un hangar y junto a un modulo de mando intacto, fueron ambos desmontados pieza a pieza para tratar de averiguar el origen del suceso: al parecer el fuego se inició bajo el asiento de Grissom, probablemente por algún cableado desprotegido que produjo alguna chispa, que estalló en un infierno en esa atmósfera de oxígeno puro. Los astronautas habían fallecido por asfixia.

Los factores principales que llevaron a la tragedia según dictamino la comisión, fueron:
  • Una cabina sellada y presurizada con oxígeno puro.
  • Un diseño inadecuado para escape de la tripulación.
  • Un cableado y canalizaciones mejorables.
  • Presencia de muchos materiales combustibles en la cabina (Nylon, Velcro, adhesivos, papel...)
La cápsula Apollo tras las recomendaciones de la comisión investigadora, fue rediseñada en multiples aspectos, destacando:
  • La doble escotilla pasó a ser de una sola pieza con apertura hacia afuera, y podía ser abierta en pocos segundos tanto por la tripulación como por los técnicos.
  • La atmósfera de la cabina para test de pre-lanzamiento sería de 60% Oxígeno y 40% Nitrogeno.
  • Limitación de materiales combustibles en la cabina.
  • Mejora de las conducciones eléctricas y de los circuitos de refrigeración.
  • Mejoras en las instalaciones de la sala de acceso a la nave -white room-: servicios de extinción, materiales no inflamables, ventiladores para dispersar el humo, rutas de escape...

Compañeros astronautas acompañan los restos de sus amigos. Imagen tomada de Space.com

Como Michael Collins dijo ayer en una ceremonia de recuerdo de los fallecidos: "Sí, Apollo 1 causó tres muertes, pero creo que salvó más de tres posteriormente"

Curiosamente, en 1961 un cosmonauta soviético había muerto en circunstancias parecidas, pero se mantuvo en secreto para occidente hasta bien entrados los años 80... Otro día lo contamos en el blog.

Añadir que desde hoy y hasta el próximo uno de febrero hay una semana de malos recuerdos para la NASA por las destrucciones en vuelo además de los transbordadores Challenger y Columbia.

Saber más (en inglés) :

martes, 24 de enero de 2017

Dummies en naves espaciales

Estados Unidos, hoy por hoy no tiene ninguna nave espacial para lanzar sus astronautas al espacio. Quizás para 2018 empiezen a operar la Dragón V2 y la Starliner con astronautas a bordo, pero antes tienen que superar diferentes pruebas.

Las naves han de albergar astronautas en un futuro y por ello, al igual que en la industria automovilística, la aeroespacial también utiliza muñecos de prueba -dummies- para estudiar la seguridad de las naves en desarrollo.

Así en las pruebas de amerizaje -splashdown- de la Orión, la NASA utilizó un par de dummies que instaló dentro de la cápsula: uno representaba un hombre de 99,7 kg y otro una mujer de 47,62 kg. Ambos muñecos portaban sensores para que la NASA pudiera estudiar las cargas que soportaban en un simulado retorno desde el espacio profundo a velocidades que rondan los 40.000 km/h, superiores a un descenso de la orbita baja (ISS).


Créditos de las imágenes NASA/David C. Bowman

Los muñecos fueron probados tanto sin traje espacial, como con uno puesto ya que las cargas soportadas por los dummies, varian.
Desconocemos los nombres los nombres de los dummies. Los sovieticos utilizaron uno llamado Ivan Ivanovich, quizás estos se llamaran John Doe y Jeannie Doe...

jueves, 5 de enero de 2017

Muere Igor Volk, Jefe de cosmonautas del programa Buran

Igual tengo que cambiar en el título del blog "estela" por "lápida". Pero no, no me dedico solo a las glosas de los fallecidos... salvo cuando el finado es notorio.
E Igor Petrovich Volk, lo era. Nacido en la Ucrania de la Unión Soviética el 12/04/1937, se sintió pronto atraido por los aviones y en 1956 ya estaba pilotando reactores para la defensa aérea de la URSS. En 1965 entró en el Instituto de Investigación de Vuelo "Gromov" ( ЛИИ, -LII- por sus siglas en ruso) donde se dedicó a probar practicamente todo avión nuevo que la Unión soviética producía, desde cazas a transportes, o aviones comerciales como el TU-144 (el homólogo soviético al Concorde)

En julio de 1977 por el jefe LII se recluta a un grupo de entrenamiento especial en el marco del programa "Burán". Burán es la respuesta al Space Shuttle de los EE.UU. Igor Volk con siete mil horas de experiencia de vuelo es incluido en ellas. Tras pasar por el OKP -curso de preparación a cosmonauta-, en agosto de 1980 se crea el grupo de cosmonautas civiles destinados a volar en el Burán. Serán un total de cinco, y Volk es nombrado su comandante; los otros elegidos son Rimantas Stankyavicius, Oleg G. Kononenko, Anatoli Levchenko y Aleksandr Shchukin.
Imagen Spacefacts

Las autoridades espaciales soviéticas querían dar experiencia de vuelo espacial a estos cosmonautas y también saber como responderían al regresar del espacio, tripulando el transbordador espacial, así el 17/07/1984 Volk despegaba con Vladimir Dzhanibekov y Svetlana Savistkaya a bordo de la Soyuz T-12 con destino a la Salyut 7. Tras realizar experimentos conjuntos con la tripulación residente, al cabo de 11 días 19 horas y 14 minutos, aterrizaban en Kazakhstan, pero el vuelo de Volk, no terminaba ahí.
Imagen Spacefacts
Tras la típica foto de los tres recien llegados, al lado de la cápsula, Volk fue llevado en helicoptero al aeropuerto de Akhtubinsk, donde subió a un Tu-154LL que tenía los mandos de control del Burán y lo dirigió hasta hacerlo aterrizar en la pista Jubileo en el cosmódromo de Baykonur, y de allí fue subido a un MiG-25, desde donde voló otra vez de vuelta al aeropuerto de Akhtubinsk, donde se reunió con Dzhanibekov y Savistkaya y celebraron el final exitoso de su misión al espacio, y que un cosmonauta podía manejar un transbordador hasta un aterrizaje seguro.

Al igual que hizo EE.UU. con el programa ALT, la Unión soviética quiso probar las cualidades aerodinámicas de su nave con el Burán OK-GLI, que a diferencia del Enterprise del ALT, no era lanzado desde un avión, sino que despegaba gracias a unos turborreactores propios añadidos a los lados del timón de cola. Igor Volk junto a sus colegas de grupo realizaron un total de 25 vuelos de prueba en el periodo de diciembre de 1984 a diciembre de 1989, que certificaron la validez del diseño para el retorno desde el espacio.

Canal de Angleur48

El 29 de octubre de 1988, el Burán despegaba en un vuelo no tripulado al espacio e Igor Volk acompañaba su retorno a bordo de un caza MiG-25. Desgraciadamente, el programa del transbordador consumió casi todos los recursos destinados a actividades espaciales de una URSS que se acercaba a sus últimos días. Igor Volk, que habría sido el comandante del primer vuelo, vio como el programa Burán desvanecía y ya no volvía a volar al espacio.

Igor Petrovich Volk, falleció el pasado día 3 de enero. Memoria eterna para él.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...